Lo interesante de Bitcoin es que muchas de sus características que podrían parecer secundarias son las que tienen los efectos más interesantes. Por ejemplo, el hecho de que sea una tecnología de código abierto permite que con mucha facilidad se pueda coger el código de Bitcoin, modificar alguna característica y publicarlo con otro nombre dando inicio a una divisa completamente nueva. Todas estas alternativas se conocen con el nombre genérico de Altcoins. Si os pica la curiosidad, en CoinGecko tenéis un ranking con estas Altcoins ordenadas en función de diferentes parámetros que miden su salud. Yo de momento, os dejo aquí cuatro para que les vayáis poniendo cara

Namecoin

Namecoin es la primera de esta lista porque fue el primer clon de Bitcoin hasta el punto de compartir todas sus características, como el algoritmo de minado (SHA-256) y la misma cantidad máxima de monedas (21.000.000). Aunque tiene el mismo sistema de transacciones descentralizadas (no olvidemos que es un clon), lo interesante es que propone un sistema descentralizado de dominios de internet. Con Namecoins vamos a poder comprar dominios .bit y con su blockchain nuestro ordenador o cualquier servidor de DNS podrá dar acceso a cualquier página web alojada en uno de estos dominios.

coingecko ranking namecoin

Litecoin

Si se habla de Bitcoin como el oro 2.0, el creador de Litecoin, Charlie Lee, quería crear la plata. La principal modificación se produjo en el proceso de minado. Por un lado cambiaron el algoritmo de la prueba de trabajo a scrypt, que permite minar con un hardware de nivel de usuario como cualquier GPU. Por otro, redujo el tiempo de minado de cada bloque a 2 minutos y medio, ofreciendo confirmaciones más rápidas a cualquier transacción. El último dato que conviene conocer es que el límite de minado de esta moneda se ha fijado en 84 millones de unidades. De las altcoins es, después de Bitcoin, la que podemos encontrar aceptada como medio de pago en más sitios.

coingecko litecoin ranking

Dogecoin

Dogecoin es un ejemplo que condensa todo lo que puede llegar a ser una divisa digital. Su origen no puede ser más absurdo. Jugando con el código de Litecoin a Jackson Palmer, su fundador y empleado de Adobe, le hizo gracia poder cambiar una aplicación de cartera para ponerle Comic Sans. Añadió la imagen del perrito Shiba Inu que aparece en el meme conocido como Doge y fijó un límite de unidades en 100.000 millones con una razón tan sólida como… una cita de Austin Powers. Juntó todo en una web a modo de broma y publicó este twit.

Para su sorpresa, un ordenador tras otro fueron sumándose a su red para minar esta “broma”. El resultado es que en torno a ella se ha creado una comunidad muy vital, con su propio subreddit y a cuyos miembros les encanta darse propinas o juntar fondos para financiar proyectos que van desde el equipo jamaicano de bobseligh hasta un coche de la Nascar. La “broma”, se ha situado en apenas un año en la tercera divisa por tamaño de mercado y la segunda en el ranking de CoinGecko.

coingecko dogecoin ranking

Ripple

Si los dos últimos ejemplos son más bien clones que no aportan una gran novedad funcional, Ripple implementa una divisa digital con la idea de interconectar redes de dinero ya existentes. Su aspiración es ofrecer una infraestructura con la que conectar, por ejemplo, fondos de la red PayPal con MasterCard o con el banco de turno que se nos ocurra. Por supuesto, también tiene su propia divisa que se podrá usar para hacer transferencias persona a persona dentro de la propia red.

coingecko ripple ranking

 

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *